Carro vacío

Raul 01okPodríamos suponer que un mal ‘asumible’ de la juventud es que tiene la cabeza en otras cosas antes que en la cultura, pero nada más lejos de la realidad.

En los concursos culturales organizados por Junta Central Fallera o por ciertas comisiones se puede ver como el número de participantes jóvenes es alto, por no decir en crecimiento. Pero entonces, ¿a qué se debe esta percepción?

Yo creo que deberíamos analizarlo desde tres de sus factores: participantes, organización e imagen.

En el primero ya hemos dicho que es notable la participación joven, llegando a tener una categoría para ellos solos en el Concurso de Teatro de JCF por ejemplo. Por lo tanto, este factor no es el “culpable” del cambio del total.

El siguiente sería la organización, y en cuanto a organización me refiero a JCF. Quizás deberíamos pensar en si los proyectos que se proponen desde esta organización fomentan y atraen a las personas comprendidas entre los 15 y los 30 años, (por cortar en algún sitio… ya sabemos que valorar si alguien es joven o no es complicado). Lo lógico es pensar que los que mejor saben lo que necesita la ‘juventud’ son los jóvenes y por eso me pregunto: ¿cuál es el número de personas en esta franja de edad pertenecientes a alguna delegación de JCF?

Otra de las opciones es reflejarse en el resto de ‘festivales’ que se celebran alrededor de la ciudad, (Festival 10 sentidos, Cinema Jove, VLC Negra o Cabanyal íntim, por nombrar unos cuantos) e intentar observar cuáles son los detalles que hacen que tengan tanta participación. Evidentemente no se trata de imitarlos, ya que sería casi imposible, sino de verlos como referentes o caminos a seguir.

Con estas comparaciones no se trata de tirar por tierra el gran trabajo realizado, sino hacerse preguntas para mejorar: ¿Estamos asumiendo los riesgos necesarios para poder avanzar? ¿Realmente queremos cambiarlo? Por ejemplo, si hablamos de música tan sólo encontramos grupos de cant d’estil y tabal i dolçaina. Al igual que en el concurso de teatro podemos encontrar un sainete seguido de un musical actual, ¿por qué no realizar actividades de composición musical actual? ¿Y proponer actuaciones de grupos de música formados por falleros? Al fin y al cabo la cultura no es tan sólo lo tradicional.

Por último, estudiaría la imagen. Es decir, aquello que se puede ver desde fuera y desde dentro. El trabajo en redes sociales del mundo de la Fallas es innegable, por lo tanto ya no es un tema de visibilidad al exterior. La pregunta que yo haría es: ¿estamos valorando la imagen que tenemos de nosotros mismos? Y mi respuesta sería afirmativa.

La frase que encabeza este artículo parece ser un ‘mantra’ en muchas de las comisiones falleras. Por eso mismo, el trabajo de generar nuevas propuestas culturales o de participación de las comisiones en las actividades de JCF depende plenamente de nosotros. Si no hacemos que los ensayos de teatro, bailes regionales, cortometrajes, apropòsits o concursos de conocimiento sean atractivos para esta franja de edad, está claro que nadie va a participar de ello.

Mi propuesta sería permitir y fomentar la participación activa, asumir riesgos, mirar más hacia el exterior y ser más permeables a la actualidad (y no utilizarla tan sólo para las escenas de las fallas).

Soy consciente de que todas estas palabras suenan a decálogo del utópico, pero hace décadas nadie diría que la situación cultural actual de las Fallas sería posible. No sé, quizás son cosas de la edad…

 

 

 

Punxes okHay que ver cómo está el panorama. Entre las propuestas de participación ciudadana presentadas este año, algún desnaturalizado ha llegado a proponer la erección de un monolito en desagravio de aquellos que padecen las Fallas. ¡Olé sus co…! ¡Con un par! Pobre diablo o diabla, qué pena y qué lástima dan todos aquellos que sólo pueden ser felices odiando. No hay nada peor que ser ‘anti’ algo, la peor manifestación de una tara mayúscula y una deficiencia sentimental. Eixe és un sanguango!

Este Punyeter está loco de alegría. Sí, contentísimo, porque después de mucho tiempo ha comprobado que algun@s leen estas ‘punxes’. ¡Albricias! Después de tanto silencio, la respuesta al efecto punzante de ellas, aunque sólo sea un quejido, me llena de orgullo y satisfacción. Xe que bó! 

Es tremendo! Va y resulta que una persona se siente aludida por una ‘punxa’ anterior de este Punyeter, referida a un ‘supuesto’ jurado, y desmiente mis chanzas hablando en primera persona. ¿Perdón? ¿Cómo sabe que se refieren a ella? Y si no es así, ¿cómo sabe que son ‘inciertas’? ¿De qué se defiende sino? Blanco y en botella. Sembla Paco l’explicaor!

¡Alucinante! Algunos llevamos tres décadas intentando que se considere a las fallas como parte de la sociedad civil. Que se nos tenga en cuenta. Que se nos valore. Y para ello hemos reclamado un tratamiento a nivel de igualdad con las asociaciones festivas y culturales de todo tipo. Y ahora, cuando se intenta regularizar las cuestiones fiscales, va y resulta que algunos miembros de estas asociaciones falleras quieren tener un trato ‘especial’ en cuestión de impuestos. Vamos, que no han tenido bastante ‘trato de favor’ después de que el ‘estado’ lleve décadas mirando hacia otro ladox. Juga, juga i voràs!

¡Algo huele a podrido en Dinamarca! Esta frase la dice Horacio en una de las más brillantes tragedias de Shakespeare: “Something is rotten in the state of Denmark”. Desde entonces, se utiliza para decir que algo raro está pasando. Y raro, raro, raro es lo que está pasando con la profesión de artista fallero. A pesar de los años que lleva en funcionamiento el grado de Artista Fallero, el relevo generacional de estos profesionales no se produce, ni mucho menos. A pesar de la ‘titulitis’ que afecta a muchos, el hábito no hace al monje. Ieeeee! deixeu treballar, xe!

Siguiendo con el tema y los refranes, también podemos aplicar aquel de: “Sabe más el diablo por viejo que por diablo”. Sólo hay que preguntar a aquellos ‘profesionales sin titulación’ que quedan en los talleres cómo tienen sus agendas de compromisos para este ejercicio. ¡Abarrotá! Y de paso preguntemos a los ‘jubilados’ si pueden o les queda tiempo para ‘echar una mano’ a algún novato más. Açò és una casa de puces sense amo!

 

 

 

Página 6 de 64