Carro vacío

PunxesBenvolguts Reis Mags de l’Orient, enguany ha sigut un any prou decebedor per a les Falles… per això voldria demanar-vos…

Benvolgut Melcior, quisiera que trajeras para las comisiones de falla, si no oro, sí una financiación accesible, donde se acaben las trabas, los inconvenientes y la competencia desleal, y se sustituya por leyes, ayudas y apoyos que pongan en valor definitivamente la labor de estas. Les comissions alçaran un altar en el teu nom, ja et dic!

Benvolgut Gaspar, te pido que utilizes el incienso para acabar, de una vez por todas, con el tufillo negativo que permanentemente destila la falsa ‘vox populi’ y que impregna las fallas de una mala imagen injusta. Segons la gent, els encens. Escolà, fica bonyigos!!! 

Benvolgut Baltasar, ¿qué te voy a pedir a tí? Si tal como están las cosas serias tu quien debías de pedirnos a todos nosotros. Pero ya que estamos, solucióname una duda: ¿para qué demonios sirve la mirra? Benvingut sigues sempre a casa nostra, Baltasar.

Benvolgut Melcior, podrías traernos un saco de VALENTÍA para aquellos que nos dirigen, para que sean capaces de afrontar los cambios necesarios en una fiesta que reclama una adaptación urgente a los nuevos tiempos y espolsarse toda la caspa que lleva adherida. Els reis de l’Orient porten coses a tota la gent. 

Benvolgut Gaspar, sería de agradecer que nos acercaras un mercancías repleto de aptitud, diligencia y capacidades para aquellos que gestionan la fiesta de las Fallas que los saque del letargo, el desconcierto y la apatía en la que viven. Després de Reis tothom és bon ‘faller’ (esta és meua).

Benvolgut Baltasar, tú que conoces el esfuerzo y el trabajo, dejanos un carguero intercontinental repleto de ‘conocimiento’ y ‘reconocimiento’ para nuestros queridos ‘artistas falleros’, para que sean capaces de distinguir quiénes son sus ‘amigos’ y dónde tienen su ‘enemigo’. A vint-i-cinc de desembre… LLUM, LLUM, LLUM! 

Benvolguts Reis Mags de l’Orient, os pido toneladas de buen humor y energía positiva que acabe con el sentimiento de orfandad, abandono y pesimismo que viven en estos momentos todos aquellos que, desde una u otra posición, tienen la responsabilidad de trabajar por la fiesta. El Dia de Reis parlen els estels. 

Per últim, benvolguts Reis Mags, os pido que por encima de todo traigáis a esta sociedad capazos y capazos de RESPETO para la acción, esfuerzo, trabajo, tesón, implicación y compromiso con su ciudad, de todas y cada uno de los falleros de vocación que hacen posibles las fiestas más sociales, identitarias y solidarias que existen: las Fallas. Pels Reis el trellat creix!!!  Amén.

I per a este humil Punyeter només demane comprensió i humor. Promet continuar sent un bon xiquet.

BraulioTenemos lo que nos merecemos. Y así nos va. Lo digo después de asistir a la última Asamblea de Presidentes. A uno ya no le cabe la menor duda de que la asistencia a dichas convocatorias es una total pérdida de tiempo. Nada es ya lo mismo, nada cambia de su estado natural de los últimos años, nadie va más allá del problema que concierne a su propia comisión y pocos piensan en la fiesta en general.

Pena y desilusión es lo que transmiten cada una de las que se celebran, porque pocos son capaces de mover un dedo para cambiar el rumbo y salir de esa espiral anómala que desde hace tiempo se viene produciendo. Ya no existen esos enfrentamientos dialecticos defendiendo ideas contrarias a lo que llega desde la alta jefatura. Ya no escuchamos intervenciones coherentes que ponían en entredicho lo que se pretendía imponer. Ya no escuchamos a esas voces de la vieja guardia que desde arriba se han tratado de acallar mediante ataques personales ante la mirada impasible de los compañeros. Ya no escuchamos coherencia y decisión.

El abandono de la sesión, el pasado martes, por parte de los presidentes del sector Malvarrosa-Cabanyal-Beteró, avala perfectamente esta teoría, ya que tan sólo un presidente se adhería con claridad a su protesta, que sin ser demasiado decisitoria solicitaba reflexión sobre la decisión de los días de montaje de carpa, y pedía una votación no vinculante a mano alzada para que el concejal de Cultura Festiva conociera el sentir de los presidentes. Todo era una consecuencia del Bando de Fallas que tantos problemas nos trae, y que después de muchos tiras y aflojas, los aflojas marcaron las pautas, haciendo que muchos manifiesten disconformidad con al acuerdo final.

Al colectivo fallero, compuesto por más de 100.000 personas, y que aporta grandes beneficios a las arcas públicas, además de muchos otros y que todos conocemos, no es prudente apretarle tanto las tuercas por aquello de que podrían llegar a romperse, y con él, esos beneficios que aludíamos.

Página 8 de 37