Carro vacío

Punxes okHay que ver cómo está el panorama. Entre las propuestas de participación ciudadana presentadas este año, algún desnaturalizado ha llegado a proponer la erección de un monolito en desagravio de aquellos que padecen las Fallas. ¡Olé sus co…! ¡Con un par! Pobre diablo o diabla, qué pena y qué lástima dan todos aquellos que sólo pueden ser felices odiando. No hay nada peor que ser ‘anti’ algo, la peor manifestación de una tara mayúscula y una deficiencia sentimental. Eixe és un sanguango!

Este Punyeter está loco de alegría. Sí, contentísimo, porque después de mucho tiempo ha comprobado que algun@s leen estas ‘punxes’. ¡Albricias! Después de tanto silencio, la respuesta al efecto punzante de ellas, aunque sólo sea un quejido, me llena de orgullo y satisfacción. Xe que bó! 

Es tremendo! Va y resulta que una persona se siente aludida por una ‘punxa’ anterior de este Punyeter, referida a un ‘supuesto’ jurado, y desmiente mis chanzas hablando en primera persona. ¿Perdón? ¿Cómo sabe que se refieren a ella? Y si no es así, ¿cómo sabe que son ‘inciertas’? ¿De qué se defiende sino? Blanco y en botella. Sembla Paco l’explicaor!

¡Alucinante! Algunos llevamos tres décadas intentando que se considere a las fallas como parte de la sociedad civil. Que se nos tenga en cuenta. Que se nos valore. Y para ello hemos reclamado un tratamiento a nivel de igualdad con las asociaciones festivas y culturales de todo tipo. Y ahora, cuando se intenta regularizar las cuestiones fiscales, va y resulta que algunos miembros de estas asociaciones falleras quieren tener un trato ‘especial’ en cuestión de impuestos. Vamos, que no han tenido bastante ‘trato de favor’ después de que el ‘estado’ lleve décadas mirando hacia otro ladox. Juga, juga i voràs!

¡Algo huele a podrido en Dinamarca! Esta frase la dice Horacio en una de las más brillantes tragedias de Shakespeare: “Something is rotten in the state of Denmark”. Desde entonces, se utiliza para decir que algo raro está pasando. Y raro, raro, raro es lo que está pasando con la profesión de artista fallero. A pesar de los años que lleva en funcionamiento el grado de Artista Fallero, el relevo generacional de estos profesionales no se produce, ni mucho menos. A pesar de la ‘titulitis’ que afecta a muchos, el hábito no hace al monje. Ieeeee! deixeu treballar, xe!

Siguiendo con el tema y los refranes, también podemos aplicar aquel de: “Sabe más el diablo por viejo que por diablo”. Sólo hay que preguntar a aquellos ‘profesionales sin titulación’ que quedan en los talleres cómo tienen sus agendas de compromisos para este ejercicio. ¡Abarrotá! Y de paso preguntemos a los ‘jubilados’ si pueden o les queda tiempo para ‘echar una mano’ a algún novato más. Açò és una casa de puces sense amo!

 

 

 

Julio okFuese por decisión personal o consensuada con su partido, el pasado mes de mayo dejaba la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte su titular desde junio de 2015, el diputado en Les Corts Vicent Marzà Ibáñez. 

Marzà accedería al cargo tras el cambio de gobierno generado por las elecciones autonómicas del 24 mayo de 2015, siendo nombrado responsable de una de las carteras más importantes del principal órgano de gobierno de la Comunitat Valenciana, sustituyendo a Mª José Català Verdet.

El castellonense accedía al cargo como savia nueva frente a unos años aciagos en lo que a la fiesta fallera se refiere. Desde la Generalitat, las Fallas habían perdido hasta las ayudas que se concedían a Junta Central Fallera y que la, entonces oposición, desde el consistorio valenciano, reclamaba incesantemente al gobierno autonómico. Dotación que olvidaron solicitar una vez llegados a la alcaldía, e incluso perdieron, por no reclamar en tiempo, la última cuantía concedida y que nunca se llegó a cobrar. El responsable sigue cobrando a cargo del erario público.

Seis meses después de su acceso al cargo, Marzà incrementaba los premios a llibrets de Fallas, Magdalena y Hogueras, eso sí, vetando, al más puro estilo del antiguo régimen, a todos aquellos que no cumplieran con la normativa oficialista, dejando fuera a quienes participaban en el concurso decano de literatura festiva, en Valencia ciudad una gran mayoría. El concurso sigue organizado por la centenaria entidad cultural incluida en el expediente que, el 30 de noviembre de 2016, llevaba a la fiesta de las Fallas a ser declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Entidad, Lo Rat Penat, que ‘casualmente’ también sería vetada desde el consistorio para la comisión de seguimiento establecida.

En junio de 2017, el Síndic de Greuges emitía un dictamen ‘sugiriendo’ al Ayuntamiento de Valencia y a la Conselleria de Educación que respetara los criterios lingüísticos de cada individuo, así como la igualdad efectiva sin criterios de discriminación por estos motivos, para acceder a ayudas /subvenciones públicas. Dictamen que no ha cumplido. Vayamos a algo más concreto.

Al margen de la obligación implícita al cargo y establecida dentro de las competencias autonómicas, la declaración por la UNESCO, más allá de una buena foto, sumó una obligación de salvaguarda a nivel europeo. Esto no impidió que, bajo su mandato, se aprobara una nueva Ley de Mecenazgo para proyectos y actividades culturales, en las que, a juicio de la Conselleria de Cultura del Sr. Marzà, un Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad como son las Fallas no era merecedor de ser incluido. Salvaguarda por tanto sólo recordada cada 30 de noviembre para la pertinente foto o emotiva declaración.

Podría extenderme con otros ejemplos, con los ingresos que supone la fiesta fallera en las arcas públicas, o comparativos de las cuantías de dinero público desembolsado para proyectos que se encuentran a años luz de la rentabilidad o beneficio público que supondría la misma inversión en un evento cultural de primera magnitud como son las Fallas, tasa turística incluida. No lo haré. Valgan estos ejemplos para expresar libremente mi opinión: Sr. Marzà, su gestión para con la fiesta, la cultura fallera, ha sido un total fracaso, o lo que es los mismo, a la altura de las anteriores administraciones. Gestión que, con anterioridad a 2015, recuerde que todos habíamos criticado.

Tanta paz lleve como descanso deja, Sr. Marzà, o como decimos en valenciano, independientemente de la normativa usada, bon vent i barca nova.

PD: Desde el 14 de mayo de 2022 tenemos los valencianos una nueva responsable al frente de la Conselleria d’Educació, Cultura i Deport, Raquel Tamarit Iranzo. Desearle la mejor de las suertes; la suya será la nuestra como ciudadanos. Como fallero, espero que ponga en práctica su conocimiento y experiencia como fallera, trabajando también al servicio de la cultura fallera desde su nuevo cargo, que, no nos olvidemos, es también su obligación.

 

 

 

Página 9 de 67