Carro vacío

Manolo okEl miedo al cambio es entendible, pero de ahí a justificarlo hay un trecho. En otras horas de esta fiesta nuestra -bien recientes, por cierto-, se nos ha tildado de inmovilistas, de reaccionarios y de, cómo no, retrógrados rancios. Vaya de inicio un matiz: que yo diga en esta columna que aquellos no tenían razón no quiere decir, efectivamente, que no tengan razón.

No tenían razón porque el frente común y la negativa a plegarnos a sus designios de cambio obedecía casi a una razón poética. La misma que esas personas que lo intentaban propugnan: la resistencia. Resistencia ante la imposición dictatorial que no mira por la mayoría, sino por la élite minoritaria. Hacer caso omiso al sentir del pueblo, y atender con todo mimo y cuidado a la crema política y social que les rodea. Llevados por sus intereses sectarios, con propuestas dirigidas, pensadas y bien incubadas, intentaban seguramente un doble juego: si cambiaban ciertas cosas, habrían llegado para ser los libertadores; si no cambiaban, evidenciarían la supuesta ‘rancior’ y la naftalina fallera de las ‘elites festivas’. Por eso, ante sus acusaciones de inmovilismo sobre el mundo fallero yo digo que no. Que no tenían razón.

Dicho esto, el mundo fallero es bastante inmovilista, lleva mal los cambios y se aferra a una de las constantes explicaciones que más criticamos pero que también más repetimos: “Así se ha hecho toda la vida”. A mí, no sé a ustedes, esta frase me huele a revenido. No deja de ser una mera excusa para evitar el gravoso proceso, con varios peajes, que supone el tiempo de cambios.

Y lo entiendo, porque hay comodidades que no se quieren perder, miedos que no se pueden vencer y costumbres que se han convertido en ley. Comprendo que pueda resultar exasperante, pero no comprendo que no se pueda debatir. Hablar. Consensuar. Llegar a acuerdos.

La sociedad en general se enfrenta durante los próximos años a un momento crucial de la historia. Los paradigmas, los modelos, están cambiando a ritmos acelerados. El empujón inicial de este timing acuciante no nos lo trajo el estallido de la pandemia, no. Nos lo trajo quizá el calentamiento global, la emergencia medioambiental en la que vivimos, así como la enésima crisis económica mundial que precedió, de forma continuada, a la pandemia y que ahora se alarga con la invasión rusa de Ucrania y la crisis global que sufrimos. El mundo cambia, y nosotros, como sociedad, estamos obligados a cambiar.

Hablando de las Fallas, no nos podemos regir por ideas, directrices y conceptos de los años 90 -en el mejor de los casos- ni basarnos en esa pueril idea de que las Fallas son ajenas a todo porque la tradición no se toca. Tocar no, pero se puede modificar, adaptar y cambiar a los tiempos que corren, tanto en su concepción como entidad festiva, como en la de cada una de las comisiones que la componen.

Verán, los problemas que se avecinan serán muy complicados y hace falta mucha didáctica, empatía y sentido de estado fallero para llevar adelante tanto los grandes cambios que va a necesitar la fiesta para seguir haciendo camino, como los grandes pequeños cambios que han de acometer las comisiones falleras para actualizarse, tal y como exige el tiempo en que vivimos. Porque el momento no sugiere. El momento obliga.

No hablo del típico ‘cisma’ generacional que hemos protagonizado muchos en nuestras comisiones llegados a la etapa adulta y con unas ganas tremendas de comernos el mundo. Eso seguirá pasando en las fallas y en el mundo por los siglos de los siglos. Hablo de la adaptación progresiva a esos nuevos paradigmas que no marca nadie; los marca el tiempo, el momento y la situación de un siglo XXI que, cuando se disponía a descorchar su siguiente década, decidió darnos un empujón trastabillado hacia el futuro de mala manera.

Para concluir, una nota al pie -que os conozco, canallas-. No quiera nadie ver en esta columna un manifiesto precongresual ni otras hierbas. Porque claro, ahora como está el Congreso Fallero por ahí pululando todo es intencionado y congresual. Y esto simplemente es lo que es. Un intento de quitamiedos ante los cambios que han de llegar para que las Fallas como fiesta continúe asombrando a propios y extraños durante años y años.

 

 

 

Braulio okLa situación en que se encuentra Junta Central Fallera, a un año de las elecciones, es de continuidad y trámite. Lógico que no hubiera cambios importantes tanto en la directiva como en las delegaciones. Alguno se ha producido, como la incorporación de María Torras a las vicepresidencias, pero poco más.

Lo que sí vamos a tener, seguramente a partir de ya, va a ser una presencia mucho más visible en lo que concierne a políticos de las distintas tendencias, que, sin tener una idea muy clara de los entresijos del colectivo, nos van a sugerir ideas para dar y vender, recetas perfectas o panaceas que se sacarán de la manga con motivo de las próximas elecciones municipales.

Hay pocos que se salvan de la excepción. Hay pocos que hayan demostrado interés claro y con lógica a lo largo de la legislatura, lo mismo que ha venido ocurriendo en otras ocasiones anteriores. Y es que los políticos parece que tienen otras prioridades y tan sólo hacen acto de presencia en comidas, cenas y eventos con el fin de conseguir la foto de rigor. Por supuesto que hay y han habido excepciones, las cuales el colectivo fallero ha notado y ha agradecido.

Una fiesta patrimonial como la nuestra necesita muchos apoyos, entre ellos el de los políticos, pero eso sí, con experiencia y con capacidad para hacer frente a tantos impedimentos y a tanto ‘meninfotisme’. Para regir la fiesta ya está -o debería estar- su Asamblea soberana.

Y es que, como he repetido en varias ocasiones, este colectivo viene aportando dividendos muy importantes que sirven para inversiones en la ciudad, lo que una gran mayoría ni ve ni quiere ver, y ahí estaría el papel de los políticos de turno para valorar con claridad esos beneficios aportados y dar respuesta con muchos más apoyos y facilidades para que la fiesta siga adelante.

Hablando de formas de hacer fiesta, y sabiendo que el Congreso Fallero va calentando motores, seguro que volveremos a oir hablar del debate sobre la gestión ‘dentro o fuera’ del Ayuntamiento. Muy cerca tenemos el ejemplo de Alicante, donde la fiesta se organiza desde una entidad elegida por los festeros, con directiva propia y con el apoyo de su Ayuntamiento. En las Fallas tenemos un presidente que es concejal, lo que lo supedita a directrices políticas que pueden no convencer demasiado a pesar de lo soberano de la Asamblea. Resulta indispensable el apoyo incondicional del Ayuntamiento para el desarrollo de la fiesta, para eso están y para gestionar ese dinero que llega a las arcas públicas de las Fallas; un dinero que, como hemos señalado en otras ocasiones, no se ve compensado con las cantidades que nos ofrecen. Lo mismo ocurre con otros entes oficiales, donde las aportaciones son mínimas en comparación con otros ámbitos.

Hemos empezado un ejercicio que resultará difícil sacar adelante por lo que todos hemos vivido y seguimos soportando. La ayuda en este momento es primordial, y ahí es donde se debe incidir. Aquí hay materia para que esos políticos echen el resto y vivan de cerca los problemas de las comisiones. Ahí les esperamos y ahí deben estar, haciéndose querer con su implicación. Olvídense de sugerencias y consejos, y vivan la realidad del momento.

 

 

 

 

Página 10 de 67